Detalles de la gestión ganadera del ganado ovino de la finca de Ariant

Detalles de la gestión ganadera del ganado ovino de la finca de Ariant

Detalles de la gestión ganadera del ganado ovino de la finca de Ariant

La ganadería extensiva ovina en la Reserva Biológica de Ariant supone un elemento fundamental para el ecosistema local. Desde el 2012, cuando la FVSM empezó a gestionar la finca de Ariant de manera ecológica, se han ido haciendo cambios entre los que destacan, por un lado, la reducción de la carga ovina de 350 ejemplares hasta llegar a la óptima capacidad de carga estimada, que es de unas 200 ovejas.

Además, se ha apostado por, progresivamente, cambiar la oveja híbrida Ile de France - mallorquina blanca de montaña en la variedad pura mallorquina, mucho más adaptada a las condiciones climáticas y biogeográficas de Ariant. Se comenzó con la introducción de la variedad mallorquina entre la guarda de machos y, ya en 2018, con la introducción de cordero variedad mallorquina. Gracias a las prácticas ganaderas que se llevan a cabo, actualmente se ha alcanzado una proporción de oveja mallorquina en relación a oveja híbrida de aproximadamente el 50%.

Actualmente en la finca de Ariant hay unas 45 hectáreas de siembra para las ovejas y 20 hectáreas de pastos naturales, además de una extensión importante de carrizo que se podría recuperar para pastos naturales. Tradicionalmente, en la Serra de Tramuntana la oveja autóctona mallorquina pastaba libremente por la montaña, siendo recogida únicamente dos veces al año. La oveja autóctona mallorquina se puede alimentar de los brotes tiernos de carrizo, pero no de los maduros. Por eso, si era necesario, antiguamente se utilizaba la práctica de quema de carrizo para abrir nuevos pastos. Hoy en día, estas prácticas de quema sólo están permitidas en casos muy concretos, dado el riesgo que ello supone para la propagación de incendios forestales no deseados y el riesgo de erosión del suelo. En Ariant, el trabajo de abrir nuevas zonas de pastos invadidas de carrizo la lleva a cabo el asno balear y, próximamente, el ganado vacuno, también de raza autóctona, que está previsto introducir en breve. Para facilitar las tareas de seguimiento y recogida de las ovejas, este año se han empezado a colocar cascabeles durante la esquila, siguiendo la tradición de los ganaderos mallorquines. Este cascabeles son fabricados por artesanos locales y se fijan a los collares hechos de madera de laurel.

Por otra parte, dado que las cabras son uno de los principales competidores en alimento para el ganado ovino, la FVSM trabaja para reducir su densidad en la finca. Por ello, se colabora con la Associació de Caçadors de Cabres a Llaç (ACCALL) y, al mismo tiempo, mejorando los cierres de la finca para evitar al máximo su presencia. Así, actualmente, con las prácticas de gestión llevadas a cabo, se ha conseguido que las ovejas no necesiten alimentación adicionales a las siembras y los pastos naturales.

A continuación se explican algunas características de ambas variedades de oveja:

  • Oveja variedad Ile de France: Es una oveja más grande que produce más carne y mejor calidad de lana, siendo más rentable económicamente.

  • Oveja variedad mallorquina blanca de montaña: Es una oveja de aprovechamiento cárnico, pero que produce menos carne por individuo que la Ile de France. Sin embargo, es muy ágil y mucho menos exigente con las zonas de pasto, además de estar adaptada para alimentarse en los campos naturales más abruptos de la Serra de Tramuntana. Así, ante el reto que suponen algunas de las amenazas globales como el cambio climático, esta variedad es menos vulnerable que la Ile de France.

Apostar por la variedad autóctona mallorquina, además de suponer una apuesta por la conservación de las tradiciones locales (como la recuperación de pastos de montaña o de la utilización de cascabeles), también tiene el valor añadido de contribuir en la mejora de la estado de conservación de las variedades autóctonas de las Islas Baleares, que es uno de los objetivos de la FVSM.

Todas estas tareas persiguen aumentar la resiliencia de las prácticas agroganaderas en la finca de Ariant ante el cambio climático y, durante el 2019, han contado con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica.

admin

Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies