Trabajamos para combatir los efectos negativos de la presencia de Especies Exóticas Invasoras

Trabajamos para combatir los efectos negativos de la presencia de Especies Exóticas Invasoras

Trabajamos para combatir los efectos negativos de la presencia de Especies Exóticas Invasoras

La llegada de especies de flora y fauna provenientes de fuera de su área de distribución y de su área potencial de dispersión, también conocidas como especies exóticas, es consecuencia de la acción humana y puede ser accidental o intencionada. Muchas de estas especies no son capaces de proliferar fuera de su área natural y terminan desapareciendo. No obstante, algunas consiguen adaptarse y acaban implantándose en la naturaleza creando una competencia muy fuerte para las especies propias. Estas, son las que tienen carácter invasor y se conocen como las especies exóticas invasoras (EEI).

Hoy en día, la dispersión y proliferación de especies exóticas va en aumento como consecuencia de la globalización, que aumenta el movimiento de personas y mercancías en todo el mundo y, por tanto, de especies de flora y fauna de un lugar a otro; además de la situación de cambio climático, que hace que algunas de las especies propias que han evolucionado durante años con el entorno empiecen a tener problemas de supervivencia y sean más vulnerables ante la llegada de especies de fuera.

En Mallorca, la introducción de especies de origen antrópico no es algo nuevo. Sin embargo, históricamente, las llegadas eran mucho menos frecuentes y el ecosistema, en ocasiones, a lo largo del tiempo se adaptaba. De hecho, algunas introducciones antiguas han ido evolucionando hasta ser consideradas hoy en día como especies autóctonas. Son ejemplos el sapo, la marta, la jineta o el erizo. Aun así, algunas especies introducidas hace muchos años, siguen teniendo carácter invasor, como ocurre con las ratas, los ratones o las cabras.

Actualmente, las entradas de fauna y flora exóticas son mucho más frecuentes y abundantes que históricamente, y provocan o pueden provocar impactos negativos graves no sólo sobre la naturaleza, siendo una de las principales causas de pérdida de biodiversidad en todo el mundo, sino también sobre la salud pública y la economía (principalmente la producción agrícola, ganadera y forestal).

Ante este escenario, la preocupación social ha aumentado mucho y ha desencadenado en la aparición de normativa específica que regula la introducción EEI. En este sentido, existe el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras que incluye hasta 44 especies de flora, de las cuales 26 están presentes en las Islas Baleares; y hasta 97 especies de fauna, con 33 de estas presentes en las Islas Baleares.

Dentro de la planificación de actuaciones anuales, la FVSM incluye tareas de conservación orientadas a erradicar o mitigar los impactos negativos que ocasionan las EEI en los ecosistemas naturales de la Reserva de Ariant, así como medidas de control de la llegada de nuevas EEI a la reserva. Con el fin de actuar de forma eficaz, es muy importante conocer la biología de las EEI, así como sus hábitos y comportamientos. A continuación se expone el tipo de seguimiento que se lleva a cabo para la erradicación y control de algunas EEI en la Reserva de Ariant, siempre en coordinación con la administración pública de las Islas Baleares:

  • La serpiente de herradura es un ofidio registrado por primera vez en las Islas Baleares en 2003 en Ibiza, y en Mallorca en 2006. Es muy peligroso para la fauna autóctona dado que es un depredador y puede provocar repercusiones en el equilibrio del ecosistema. En Ariant se detectó por primera vez en 2018. Desde entonces, durante la época activa de la especie (de marzo a mediados de noviembre) la FVSM tiene instaladas dos trampas cerca de las zonas donde se ha constatado su presencia, para limitar su proliferación. Las trampas han sido cedidas por el COFIB (Consorcio de Recuperación de Fauna de las Islas Baleares) y se utilizan siguiendo sus recomendaciones. La trampa tiene dos compartimentos separados, uno con una puerta de entrada formada por dos maderas, la más exterior con un agujero de acceso más pequeño que el interior, entre las que se coloca una red metálica a modo de puerta basculante en la parte interna de la madera, pudiéndose abrir hacia dentro para dejar libre el acceso de la serpiente pero no hacia fuera. El otro compartimento, cerrado, es donde se ubica el cebo, un ratón vivo al que se le proporciona habitualmente agua y comida. La trampa está ubicada siempre en sombra para proteger al ratón y posibles capturas del sol directo. Hasta día de hoy, no se ha capturado ningún ejemplar. El trampeo está previsto que continúe hasta que los individuos invierno.
  • El mapache es otro depredador introducido del cual en 2006 se constatan los primeros indicios de presencia en Mallorca. A pesar de que hasta el momento no se ha hecho ningún avistamiento dentro de la Reserva de Ariant, sí hay avistamientos en el término municipal de Pollença. Los daños ecológicos asociados a esta especie se explican por las relaciones de depredación y competencia con la fauna local y porque pueden actuar de vectores de parásitos y enfermedades. Además, también ocasionan daños importantes a los cultivos de frutales, dado que pueden incluir la fruta en su dieta. Así, ante el peligro de que esta especie llegue a la Reserva de Ariant, se tienen instaladas tres trampas de captura de pequeños mamíferos en el valle de Ariant, que se revisan habitualmente como medida preventiva. Estas trampas disponen de una puerta metálica con cierre de seguridad para evitar que el animal pueda escapar una vez capturado; y el cebo utilizado es comida de gato y fruta. Estas trampas también sirven para hacer control de otros mamíferos de tamaño similar como los gatos asilvestrados, que suponen una amenaza similar para la fauna local. En esta línea, hasta el momento había también la alarma del coatí Nasua nasua, aunque según nos ha informado recientemente el COFIB, parece que ya hace años que no hay capturas y podría ser que se haya erradicado.
  • En cuanto a la avispa asiática, detectada por primera vez en Sóller en 2015, se lleva a cabo un seguimiento de alerta por parte de los apicultores y todos los trabajadores de la Reserva de Ariant en caso de producirse un avistamiento. Al parecer, en 2019 aún no se ha encontrado ningún nido activo en todo el territorio insular. No obstante, dada la grave amenaza que supone esta EEI para las abejas y otros insectos polinizadores, ya que son parte fundamental de su dieta, no se puede bajar la guardia.
  • La Paysandysia archon es un lepidóptero originario de Sudamérica, detectado por primera vez en Mallorca en 2002. Afecta al Palmito Chamaerops humilis, única palmera autóctona del Mediterráneo y protegida. En la finca de Ariant no se ha detectado ningún individuo de palmito afectado, sin embargo, el municipio de Pollença se considera que está afectado de manera generalizada. Por ello, anualmente se realizan transectos en las zonas forestales de palmito de la Reserva de Ariant como medida de alerta de la llegada de este individuo. A fecha de hoy, no existe ningún tratamiento fitosanitario autorizado en terreno forestal.

 

Si constatáis la presencia de alguna de estas especies mencionadas anteriormente, hay que comunicarlo, lo antes posible, al teléfono de emergencias 112 o, directamente, al COFIB con respecto a la culebra de herradura, el mapache o la avispa asiática; y al Servicio de Sanidad Forestal de la Consejería de Medio Ambiente de las Islas Baleares en caso de detección de nuevos núcleos de afectación de terrenos forestales para Paysandisia archon o al ayuntamiento en caso de detectar casos en jardinería.

 

Foto: CAIB.

admin

Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies