Las abejas, un nuevo reto para la Fundación Vida Silvestre Mediterránea

Las abejas, un nuevo reto para la Fundación Vida Silvestre Mediterránea

Las abejas, un nuevo reto para la Fundación Vida Silvestre Mediterránea

En 2016 llegó la apicultura a Ariant. Al ser una finca con certificación ecológica, atrajo la atención de Martí Mascaró, actualmente único apicultor con producción ecológica en Mallorca. Se inició entonces una interesante colaboración, tanto para la conservación de las abejas de la finca, como para la creación de un nuevo producto de Ariant. El objetivo de tener abejas en la finca y no traer colmenas de fuera cuajó al capturar cuatro enjambres silvestres que formaron la base de un apiario compartido por Martí Mascaró y la Fundación que fue creciendo hasta las 14 colmenas actuales. Este año está previsto la multiplicación de las dos mejores colmenas y llegar a la veintena.

El apiario está ubicado en una zona remota de la parte agrícola de la finca, desde donde las abejas salen a trabajar en un radio de 3 kilómetros. En 2017 realizamos la primera cosecha de mieles de primavera y de otoño, con una producción total de unos 50 kilos. En 2018 se produjo la primera cosecha con declaración ecológica, pero a causa del clima sumamente lluvioso de esa campaña, la cosecha fue nula en primavera y sólo de 6 kilos en otoño. Lo curioso de las abejas de Ariant es que se trata de una mezcla de abejas autóctonas, que se conocen por su color negro, y la raza ligústica o italiana, que son más amarillas. Se ve que a pesar de la lejanía de otros apiarios, esta raza doméstica ha podido llegar hasta la finca. La selección que realizaremos favorecerá a la abeja autóctona, tanto por la conservación de las variedades locales en sí, como por su mejor adaptación al medio y potencial para afrontar cambios en el clima.

A raíz de este contacto íntimo con el mundo de las abejas, su importancia para los ecosistemas y las amenazas que las ponen en grave peligro, la FVSM ha iniciado una nueva línea de proyectos para apoyar su conservación. El jardín de plantas aromáticas para las abejas es un proyecto de educación ambiental con el que pretendemos transmitir la importancia de las abejas como polinizadoras y explicar los beneficios de sus productos. Además, profundizamos en las amenazas que las afectan, como la varroa, parásito introducido en la península a mediados de los 80, y la avispa asiática, un depredador feroz que llegó en el año 2010 a España, y, finalmente, exponemos las medidas de conservación que se pueden adoptar para su supervivencia. En la península, estas dos contingencias, junto con el gran peligro que son los pesticidas, han exterminado a las abejas silvestres, con lo cual han pasado a depender plenamente de los cuidados de los apicultores. En Baleares, las amenazas aún no han tenido tan feroz efecto. La varroa hasta ahora ha afectado menos a las colmenas de las Islas y la avispa asiática, que entró en Mallorca en el año 2015 por la zona de Sóller, ha vuelto a disminuir gracias a las rápidas actuaciones del COFIB. Se espera que este año haya desaparecido por completo, lo cual supondría un gran alivio para las abejas y los apicultores.

De las medidas de conservación para las abejas y de lo que cada uno podamos aportar para que sobrevivan en nuestro entorno hablaremos en la edición de abril de este boletín. Mientras tanto, os invitamos a participar en el voluntariado del jardín para abejas, el próximo 23 de marzo en el Centro para la Conservación de la Vida Silvestre Mediterránea.

admin

Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies