La FVSM pide diálogo al Ayuntamiento de Pollença y a la propiedad de Ternelles

La FVSM pide diálogo al Ayuntamiento de Pollença y a la propiedad de Ternelles

La FVSM pide diálogo al Ayuntamiento de Pollença y a la propiedad de Ternelles

La Fundación Vida Silvestre Mediterránea (FVSM) considera “muy necesario” poner fin al conflicto que afecta desde hace “demasiados años” a la finca de Ternelles, en Pollença, que enfrenta al Ayuntamiento de Pollença con la propiedad de la finca, y que se ha recrudecido en las últimas fechas a raíz de la puesta en marcha de un sistema de visitas guiadas y gratuitas propuesto por la propiedad y gestionado por la FVSM. La entidad ecologista, que entre otras tareas trabaja por la conservación y la protección de la población de buitre negro en Mallorca desde hace 32 años (cuando se descubrió justamente en Ternelles el nido de la última pareja reproductora de la especie), pide públicamente “diálogo” y “sentido común” a la propiedad de la finca y al Consistorio para tratar de llegar a una solución que sea beneficiosa para todos y que es muy necesaria por cuanto, además de afectar a ambas partes, provoca molestias, inconvenientes y dudas a los senderistas que desean visitar la finca y, lo que es peor, en caso de recrudecerse, puede hacerlo al medioambiente de la zona. La directora de la FVSM, Evelyn Tewes, considera que al tratarse de un problema “puramente político” y no medioambiental, es posible y sería conveniente y necesario hallar una salida al conflicto. La FVSM apela a ambas partes a tener “voluntad y reflexión”.

La directora de la FVSM asegura que es “desagradable y contraproducente” trabajar en un clima de lucha política y considera “injusto” que la Fundación se vea salpicada por algunos ataques que no tienen razón de ser, pues su único interés en Ternelles es la protección y conservación de las especies mencionadas en el Anexo I de la Directiva 2009/147CE del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la conservación de las aves silvestres que nidifican y están presentes tanto en los acantilados del Castell del Rei como en Cala Castell, como es el caso del buitre negro, el buitre leonado, el halcón de Eleonor, el halcón peregrino, el águila pescadora, el águila calzada o el cernícalo. “Tratamos de evitar el deterioro de estos hábitats protegidos y las perturbaciones que puedan afectar a esas aves, y la principal de ellas son las molestias que provoca el ser humano”, explica.

Por otra parte, la directora de la FVSM considera un error utilizar las buenas cifras de la reproducción del buitre negro de los últimos años para justificar el acceso a las zonas de exclusión. “Es cierto y nos alegramos de que el buitre negro registre un aumento poblacional después de hallarse casi extinguido en los años 80, pero eso no debería ser nunca un argumento en un debate sobre medioambiente porque el ser humano en ningún caso debe poner límites al ritmo reproductor de la especie, ya que es algo que le corresponde a la propia naturaleza”, explica Evelyn Tewes. “La recuperación de la especie en la Isla se está consolidando y los diversos peligros aún pueden invertir la buena tendencia de la población. El ser humano debe tratar de no interferir en ese curso o, como mucho, evitar la interferencia de otros humanos. La creación de las zonas de exclusión del PORN de la Serra de Tramuntana, en 2007, ha contribuido positivamente al éxito reproductor de la especie”, añade. Las zonas de exclusión o de protección especial suponen sólo un 2,98% de la extensión de la Serra y el acceso a ellas únicamente está permitido por cuestiones científicas. Son las zonas donde se refugian las especies más vulnerables, que actualmente por la masificación no pueden criar en sus áreas de antaño.

Finalmente, respecto al régimen de visitas guiadas a Ternelles, la FVSM sostiene que la gestión de espacios sensibles con visitas guiadas es una herramienta habitual en la conservación de especies y hábitats.

Vigilancia. La FVSM empieza este año la vigilancia voluntaria y seguimiento en las zonas de cría, entre las que se encuentra Ternelles, el próximo 24 de febrero. El esfuerzo y trabajo a lo largo de los años de muchas personas, entidades y organizaciones ha permitido no sólo evitar la extinción del buitre negro en la Serra de Tramuntana (Mallorca es la única Isla del mundo en la que habita el buitre negro), sino también contribuir a su preservación, y eso a día de hoy pasa por que la ciudadanía conozca un poco más la especie y, sobre todo, sepa cuáles son los peligros y amenazas que la acechan. En opinión de la FVSM, el voluntariado de vigilancia es una herramienta muy válida en este proceso, pero el conocimiento previo de la situación por parte de la ciudadanía evitará a buen seguro cualquier riesgo innecesario.

El buitre negro es el ave rapaz más grande de Europa, con casi 3 metros de envergadura, y puede llegar a vivir más de 40 años. Su madurez reproductora está en los 4-5 años y una vez que la pareja se ha formado, permanece estable. La hembra pone un solo huevo por año que es incubado durante 55 días por los dos padres. De ahí nace el pollo, que pasa cuatro meses en el nido, bajo el cuidado de la pareja. La reproducción dura desde diciembre hasta septiembre y cualquier molestia en esta época, aunque sea involuntaria, puede ocasionar el abandono del nido y, consecuentemente, la pérdida del huevo o el pollo. El huevo se malogra en muy poco tiempo si es abandonado. En evitar esas molestias radica el principal reto de todos los que trabajan para la preservación de la especie en la Isla.

admin

Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies